Silo

Actualmente se está desarrollando este producto en dos centros de costos de la empresa, con base en lo que comúnmente se llama “Lombricultivos”.

Para obtenerlos, se preparan unas “camas” o “lechos” que son alimentados con estiércol de vaca y de equinos, lo cual se mezcla con otros desechos orgánicos como restos de comida, frutas, hojas secas, y papel limpio reciclable. Esto sirve como alimento para las lombrices que se agregan a dichos lechos y que se encargan de descomponer todas estas sustancias, de forma tal que van transformándose en una capa constituida por la descomposición de dichos elementos, la cual se convierte en abono, que finalmente es utilizado en la fertilización de los potreros de las fincas, gracias a los altos componentes orgánicos que posee, lo cual mejora la calidad del suelo y por ende los pastos y cultivos sembrados. Actualmente se produce 4 toneladas al mes y se pretende lograr un nivel de producción que permita no solo el consumo interno de este producto, sino ampliarlo a tal punto, que pueda comercializarse y convertirse en otro producto conexo de nuestra empresa.